29 sep. 2005

Credo

Image hosted by Photobucket.com


Creo en la existencia de Dios y que éste fue creado por el Hombre a su Imagen y Semejanza.

Creo en la maldad intrínseca del Hombre y en sus constantes manisfetaciones.

Creo que en la bondad intrínseca de algunos y en la dificultad de su práctica.

Creo que la filosofía occidental no es más que el juguete de un niño idiota y caprichoso que se toma demasiado en serio las tonterías que inventa.

Creo en el Poder de Uno. Creo en la lucha pacífica, en la actitud, en la acción.

Creo en la nada del durmiente en la noche eterna; y que el miedo del hombre pretende encender luces falsas en las sombras.

Creo en la inmoralidad del hambre, no la del sexo. Creo en la moralidad del pensamiento, no en la del dogma.

Creo en las palabras, el color y los sonidos. Creo que ellos pueden liberarnos de la nada y sus secuelas y llenar nuestras noches y nuestros días. Creo que esas cosas pueden hacernos más de lo que somos.

Creo en la belleza y la falsedad de las paradojas.

Creo en la inconcebible extensión de la eternidad y que si el hombre lograra pensar en ella y ver su nimia vacuidad, sus actitudes serían más humanas.

Creo en Faulkner, en Borges, en Max Ernst, en Mozart, en Salvador Dalí, en Joyce, en Bach, en Schopenhauer, en Joseph Campbell, en Edvard Grieg, en Friedrich Nietzsche, en Galileo, en la coherencia del Che.

Creo que el terrorismo es una farsa y que el verdadero terror se encuentra en otro lado.

Creo en la ignorancia profunda y sólida de quienes creen en dioses e hijos y profetas y en demonios. Y en premios y castigos por razones y motivos que no se los merecen.

Creo en la peligrosa omnipresencia de la publicidad. Creo en el peligroso poder de la publicidad. creo que la publicidad es, hoy, la primera escuela de cada niño en este mundo.

Creo que aún podemos hacer algo.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...