4 nov. 2004

Las elecciones imposibles.

Las elecciones en Estados Unidos no existieron. No me refiero a las elecciones como hecho físico o como acontecimiento histórico; me refiero a las elecciones como forma individual de opción; a las elecciones como método; a las elecciones como fin.
La filosofía occidental, como casi todo el mundo sabe, tiene como base al pensamiento aritotélico; tomando en cuenta su base no-paradójica, aquella idea de que A no puede ser A y no-A; o basándonos en su versión aforística sanmartiniana: "Serás lo que debas ser o, si no, no serás nada." podemos afirmar que las elecciones no fueron tales. De hecho, quiero destacar esa palabra en particular: Elecciones. Ya que es allí donde precisamente se encuentra el fallo de esta cuestión.
Hablar de "elección" significa hablar de opción, de alternativas, de diversidad, de selección; y nada de eso ha ocurrido aquí.
La manipulación informativa y las campañas publicitarias modifican y moldean hasta tal punto a la realidad misma que no dejan lugar a una opción verdadera, ya que ésta se encuentra detrás de un conglomerado ficticio que la oculta y la deforma. ¿Qué es la verdad? La pregunta básica de todos los edificios filosóficos sigue sin ser contestada, cosa que aquí sería muy necesaria (¿Será por eso que tan bien es manipulada por lo políticos y sus asesores publicitarios?) Como no tenemos respuesta a la primera pregunta podemos intentar acercarnos reduciendo un poco el campo de trabajo, entonces la pregunta sería: ¿Qué es la realidad? ¿Es la que nos presenta la televisión o los medios de comunicación día tras día? La mayoría de nosotros diría que no, pero si esos medios crean y modifican los estados de ánimo de la gente a su antojo, creando necesidades donde no las hay (publicidad), creando nuevos códigos morales (cualquier persona que haya vivido algunos años habrá notado cómo la T.V. avanza al mismo ritmo que la sociedad; ahora, ¿Es la T.V. la que avanza al ritmo de la sociedad o es sociedad la que avanza al ritmo de la T.V.?) o creando imágenes de lo que debe ser y lo que no (desde el cuerpo perfecto hasta el perfecto asesino); ¿No pasaría eso a ser la realidad? Obviamente, podemos negarnos a aceptar esta visión de la realidad u oponernos a ella, pero lo único que conseguiríamos sería cambiar una realidad por otra: la de ellos por la nuestra.
Podemos suponer, también, que hay una diversidad de puntos de vista, de modos de ver la realidad, lo que sería equivalente a decir que hay una gran variedad de realidades; pero eso es más una utopía que un hecho concreto. ¡Ojalá así fuera! ¡Por lo menos de ese modo tendríamos algo sobre lo que discutir, algo sobre lo que tenemos que ponernos de acuerdo! No esta oposición más virtual que real; no esta supuesta elección sobre términos que, en última instancia, son iguales.

Nota al margen: puestos a manipular términos e ideas; o suponiendo que esa manipulación es activa y actual. ¿Es real el término que acompaña a la palabra "elección" es decir la palabra "democrática"? ¿"Democracia" es sólo la posibilidad de elegir, o también la posibilidad de ser electo?

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...