24 nov. 2004

¡Estos caramelos son una bomba!



Stephanie Boyd quizo alegrarle el día a su hijo Christopher, integrante del ejército norteamericano en Irak; así que no tuvo mejor idea que comprarle estos lindos caramelitos y enviárselos. Pero ella no fue la única, parece que las golosinas están teniendo un éxito estupendo. Madeleine DeSanno, de Pittsburgh se los envió a su sobrina, el Capitán Mary Janosov, quien se encuentra en Afghanistán: "Esperamos que ella se ría a carcajadas en lo que de otro modo es un sitio solemne y serio."
Ojo, no estoy jodiendo; esto fue dicho de verdad. Y si quieren más pueden preguntarle a Gary Apple, creador del sitio que vende loa golosinas en forma de soldaditos y sus "primos" los caza-bombarderos. "están listos para la batalla -dijo- van a pelear ahí fuera y comerse a los perdedores."

¿Y para cuando las gomitas con forma de honguito atómico, los chicles con sabor a misilazo teleridigido o los chupetines con color de quemadura de napalm? ¿Para cuando esta gente tendrá la posibilidad de sentir -aunque sea brevemente- el dolor ajeno? ¿Cuándo dejarán de burlarse de la miseria que ellos mismos crean?
Ya veo que dentro de poco va a salir en la tapa de Time un soldado americano dándole unos caramelitos a un chico en Irak mientras el epígrafe ensalzará el humanismo y la bondad norteamericana. Pero lo más seguro es que el soldado esté diciendo algo así como "Oye, cómete estos simpáticos caramelos en forma de avión; si no lo haces vendrán los aviones de verdad y tu sabes lo que eso significa, no?"
Total, eso en la foto no sale...

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...