17 jul. 2005

Tomala vos, dámela a mí.

Image hosted by Photobucket.com

Fernando Botero. El Ladrón.


En el día de ayer, sábado 16 de Julio, Eduardo se descolgó con un post entretenido que toca un tema un poco más serio: el del robo de material en internet y -particularmente- en los blogs. Ya hace tiempo le sucedió a Minerva, a quien directamente le robaron el blog entero; y según leemos en el post de Eduardo, la cosa es casi una norma.
A mí sólo me robaron una foto. Y vamos, que no voy a hacer una escena por eso, uno ya sabe que lo que escribe y publica acá puede ir a parar a cualquier lado; pero si se utiliza ese material para ilustrar una tesis que uno no apoya para nada la cosa ya cambia. Aquí la falta de ética implica el utilizar el material sin indicar la fuente y el utilizarlo para lo opuesto del objetivo inicial para el que fue creado.
Me explico: los muchachos de Spyrr publicaron un post criticando el uso del idioma que hacen los argentinos (utilizando un tono cuasi-apocalíptico del que ya hablaré), y para ello utilizaron una fotografía que yo publiqué hace poco tiempo (y que ya había publicado en mi abandonado Fotolog meses atrás).

Bien, dejemos el tema de la foto a un lado. Ahora quiero abordar el tema del post de Spyrr.
Creo (lo dejé dicho en los comentarios al post, pero nadie ha respondido) que quienes hacen Spyrr comenten un error muy común ( y lo han cometido a lo largo de algunos posts, además): el de considerar los males que les tocan vivir localmente como si fuesen los más profundos que se hayan vivido en la historia o -al menos- de los que se viven en la actualidad.
No niego que en la argentina se hable mal, pero como han dicho las personas que dejaron comentarios al post, eso ocurre en la actualidad en casi todos lados. Y es que el idioma no es algo estático, fijo e inamovible; el idioma es algo vivo (utilizo los términos de Sábato), algo que evoluciona; y si no nos gusta el rumbo que esa evolución está tomando hay que tener en cuenta que eso también ha ocurrido y seguirá ocurriendo.
No por eso estoy diciendo que toda modificación del lenguaje esté bien (como los delirantes intentos de eliminar la Ñ del español en la era de las computadoras o aquella idea de García Márquez de "jubilar la ortografía"); pero vamos, que si quieren ejemplos de destrucción lingüística pueden darse una vuelta por Miami, New York o Los Ángeles para ver como se puede trituar una lengua hasta hacerla casi irreconocible (Los ejemplos en el próximo post).
Y para finalizar dos cositas que me llaman la atención: la primera es el notar que la gente que hace Sexo, Poesía y Rock'n'Roll (y teniendo en cuenta que estos tres términos engloban rebelión, arte, lucha) sean a veces tan conservadores en el modo en que tratan ciertos temas; la segunda es hacer notar que si bien hay muchas cosas malas en este mundo, tomar prestadas cosas ajenas para dar mal uso de ellas no es el mejor modo de empezar a enmendarlas. ¿Cómo era eso? "Ven la paja en el ojo ajeno y... " No recuerdo exactamente como era, pero denme un minuto, voy a revisar un par de blogs católicos y enseguida vuelvo (Qué le voy a hacer, yo también soy argentino).

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...