24 ago. 2005

Otra vez la Paz Cristiana.

Image hosted by Photobucket.com


Hace poco tiempo toqué el tema de la violencia en la religión o, más precisamente, de cómo los creyentes religiosos se las arreglan para justificar cualquier barbaridad que se les ocurra.
Ayer, Daniel K me pasó ésta noticia, la que me provocó tal repulsión que me obligó a dejar un comentario demasiado explícito para mi gusto (aunuque no injusto, debo reconocer) sin siquiera darme cuenta de que mi identidad no estaba aclarada, cosa que no corresponde cuando se dan opiniones personales.
En el momento que leí el comentario de Daniel, yo me encontraba en la biblioteca pública, cuando salí de allí, enciendo la radio de mi coche y lo primero que escucho es éste chiste: "Hugo Chávez y su chofer paseaban por una carretera cuando súbitamente atropellaron a un cerdo, matándolo instantáneamente.
Chávez dijo a su chofer que fuera a la granja para explicarle al dueño lo sucedido.
Una hora más tarde, ve a su chofer venir tambaleándose, con un cigarrillo en una mano y con una botella en la otra, y su ropa desarreglada.
- ¿Qué pasó? - Preguntó el Presidente al chofer, y éste respondió:
- Bueno, el granjero me dió el vino, su mujer el cigarro, y su hermosa hija de 19 años me hizo el amor apasionadamente.
- Por Dios, ¿Qué les dijiste?
- Les dije: "Soy el chofer de Hugo Chávez y acabo de matar al cerdo".

Teniendo en cuenta esto (lo que en Miami es cosa diaria, hay que aclarar) lo primero que hice al llegar a casa fue algo que no acostumbro a hacer: encendí la T.V. Busqué un poco por todos lados y nada, la noticia parecía no ser demasiado importante. El único canal que le dedicó casi una hora completa fue MSNBC. Allí incluso se llevó a cabo una encuesta, en la que el 79% de los votantes dijeron que Robertson "había ido demasiado lejos". Sin ser demasiado contundentes para mi gusto, por lo menos me dejó la impresión de que aún queda cierto grado de cordura entre los habitantes de este país.
Hasta que esta mañana cuando llevaba a mi esposa a trabajar puse Radio Mambí (sí, es mi vena masoquista, pero yo sabía con lo que me iba a encontrar) y escuché estas bellezas:
Armando Pérez Roura: "Aunque no esté de acuerdo con la doctrina cristiana, ¿Me van a decir que arrancarle la cabeza a Fidel Castro está mal? No señor..." (Nota: ¿No estábamos hablando de Chávez? Bueno, para Radio Mambí el objetivo fue, es y será Fidel Castro, así que esas minucias los tienen sin problemas).
Agustín Tamargo: "Yo estoy en contra de la violencia, pero estoy a favor del magnicidio."
Gracias Agustín, nos quedamos más tranquilos.

Con lo que se demuestra que Miami no es como el resto de los Estados Unidos, aunque a nivel de odiar al prójimo en vez de amarlo no hay muchas diferencias: todos ellos, tanto Robertson como los integrantes de Radio Mambí son cristianos declarados, así que allí sí no hay novedad alguna.

De Robertson no voy a decir mucho realmente. Es el televangelista principal del fachista Club 700 y de la también fachista Christian Coalition Of America (Noten la terminología militarista del grupo).
¿Qué más puede esperarse de una persona extremadamente religiosa? Solo lo que nos acostumbran a dar: Violencia, vulgaridad, odio, mediocridad, pobreza, ignorancia.

God Bless America

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...