2 jun. 2006

Caos doméstico

Quiero disculparme con todos aquellos que han pasado por aquí (y que lo siguen haciendo, según veo en el haloscan) por mi desaparición sin aviso. Festival no ha muerto y espero que no lo haga; al menos voy a dar todo lo que pueda para que esto no ocurra.
Las razones de mi ausencia son sencillas y, quizás, poco justificables; pero a mi me parecen tan sólidas como una roca: Mi casa es un caos viviente. Aún hoy, a casi tres meses de mi llegada a Mar del Plata (y a dos meses de mi último post ¡Cómoo pasa el tiempo!) los albañiles siguen trabajando y mis cosas continúan durmiendo dentro de las cajas en las que ha viajado desde los Estados Unidos. Para que tengan una idea puedo decirles que hemos podido acondicionar una habitación para poder dormir tranquilos y poder paliar el frío, pero el resto de la casa está a medio camino.

Pero ya falta poco, supongo que podré desempacar mi PC y el resto de las cosas en un tiempo más o menos breve; mientras tanto sigo reencontrándome con la ciudad, con mis amigos y con lo que ha quedado de mi biblioteca (de unos seiscientos volúmenes, por esos misterios insondables del universo, han sobrevivido menos de cien).

Los posts anteriores los he escrito desde cibercafés, pero la verdad es que la mayoría son ruidosos y cansadores; ahora estoy en uno de ellos que parece un oasis en medio del desierto: estoy solo con el dueño del local y por fortuna no tiene encendida la radio ni música alguna.

Ya lo he prometido antes y vuelvo a hacerlo: vuelvo pronto. Aún si las cosas en mi casa volvieran a atrasarse, vuelvo pronto.

¡Y nuevamente gracias a todos!

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...