27 mar. 2006

I

¿Stá loco vó? ¡cushame! Lenguaje, expresividad, pensamiento. ¿Tanto se ha degradado el lenguaje en estos cinco años o es que la distancia física y temporal me hace ver algo que para mi era normal como si hoy fuese una nueva jerga?
Un poco de ambas. La verdad es que desde hace un tiempo el acento argentino muy marcado me resulta molesto; particularmente el acento muy "porteño"; aunque hoy todos me resulten "porteños" de algún modo.
También leo en La Capital un reportaje donde se dice que los jóvenes han reducido su vocabulario en dos mil palabras. ¿Pruebas? Miles: en la calle; en la familia; en la radio; en la T.V.; en todos lados.

El parásito paradójico. Maravillas tecnológicas, los teléfonos celulares sirven para sacar fotos, enviar mensajes de texto, escuchar música, consultar el horóscopo y estar al tanto de los últimos resultados deportivos. Para lo único que parecen no servir es para hablar por teléfono. El servicio es tan caro que nadie lo usa para lo que fueron creados. Y dentro de unos años veremos a cientos de personas con los pulgares hiperdesarrollados de tanto escribir gansadas en un teclado liliputiense.

La tierra es redonda, imbécil; igual que una pelota de fútbol, football, fóbal. El mundo es como una enorme pelota que viene y va; de un arco a otro, de un canal a otro. Se juega el campeonato nacional y la Copa Libertadores; además, como se acerca el mundial se adelantan fechas, así que se juegan más partidos por semana de lo habitual. Y si no les alcanza, también pueden ver partidos españoles o ingleses.
No quiero ni pensar lo que va a ser esto cuando llegue junio.
.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...