14 feb. 2005

Tiene la palabra el obsecuente.


Jeff Gannon


Ahora resulta que en la Casa Blanca se ha descubierto que en las conferencias de prensa del Presidente había infiltrado un falso periodista que tenía por misión salir al rescate de Bush cada vez que un reportero sagaz de un medio importante y de prestigio hacía una pregunta embarazosa que colocaba en aprietos al actual mandatario norteamericano. El truco era perfecto.
El falso periodista se llama Jeff Gannon, un "topo" del Partido Republicano que como tapa se había acreditado en la Casa Blanca como reportero de una página de noticias en la Internet que se llama "TalónNews.com", del Estado de Texas. La publicación electrónica es de profundo corte ultraconservador. Todavía la Casa Blanca no ha podido ofrecer una explicación coherente de cómo y por qué un falso periodista que utilizaba un nombre que no es el verdadero -parece que no se llama Gannon sino Gukert- fue acreditado para trabajar como corresponsal nada menos que en el lugar de Washington supuestamente más controlado por parte del Servicio Secreto de los Estados Unidos.
La estratagema fue descubierta por los otros periodistas acreditados en la mansión ejecutiva que sospecharon de la conducta de Gannon, ya que este cada vez que pedía la palabra, se la daban y siempre se la concedían cuando el Presidente tenía enfrente a un "toro bravo" del periodismo haciendo una pregunta difícil que lo colocaba en aprietos. En otras ocasiones el falso reportero pedía la palabra para hacer preguntas "suavizadas". O como ocurrió el pasado 26 de Febrero cuando Bush le concedió un turno al falso reportero Gannon pasando por encima de otros periodistas importantes para que este le preguntara: "Ud. ha dicho que va a extenderle la mano al Partido Demócrata. ¿ Cómo va a colaborar señor Presidente con gente que parece haber perdido el sentido de la realidad?
Tan burdo era todo que se descubrió el engaño y al tal periodista de la publicación electrónica "TalónNews.com" le encontraron su talón de Aquiles y la patraña se derrumbó por los suelos para bochorno de la Casa Blanca.
El escándalo de este falso reportero haciendo de tramposo "capeador" en la mansión ejecutiva para hacer quedar bien al Presidente, abre un interrogante que preocupa ciertamente a los que cuestionan el camino que ha tomado en los últimos tiempos el periodismo norteamericano. ¿Podemos confiar hoy en lo que se escribe en los periódicos o en lo que se dice en la radio o la televisión? ¿O es acaso que ya estamos llegando al momento en que el "Gran Hermano" de Orwell diga: " No hay por qué preocuparse señor Presidente. Que ya todo está bajo control"?

Página oficial de Jeff Gannon

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...