29 feb. 2012

La muerte y la T.V.


                            

A raíz del accidente ferroviario ocurrido en Buenos Aires el pasado XXXX, he podido ver una repugnante manipulación por parte de los noticieros televisivos. Aún hoy siguen preparando “informes” que no son más que muestrarios del dolor ajeno con el único fin de trasladar ese dolor al espectador. Sólo hay que prestar un poco de atención a lo que dicen los presentadores después, generalmente –y con técnicas estudiadas desde hace tiempo— le dicen a quien se encuentra frente a la pantalla qué y cómo es lo que tiene que sentir.
Fueron 51 los muertos y 600 los heridos; pero ahora todo se reduce a uno solo: un joven de veinte años que tuvo la desgracia de ser encontrado dos días después del accidente. Ése hecho fortuito (no le quito responsabilidad a las autoridades civiles y políticas que deberían haber efectuado una búsqueda más exhaustiva) hizo que casi todos los programas de T.V. enfoquen sus “informes” sobre este muchacho y el dolor que cualquier persona en su  sano juicio siente ante un caso como este.
En definitiva, sólo se trata de esto:

                                            

17 feb. 2012

Googleopolis



                         clickear para agrandar


Encontré este tablero en una página web de diseñadores gráficos. Éste tablero fue publicado por la revista C del diario Crítica en 2008, así que, quizá, algunos de los datos se hayan modificado con el paso del tiempo. Lo más probable es que Google haya magnificado su poder desde entonces, pero mi intención es, simplemente, dar rienda suelta al placer que siento por los juegos y, en este caso, por un trabajo bien hecho.

2 feb. 2012

Wislawa

Nada es eterno, ya lo sabemos; pero cómo duele cuando se van esas personas que tanto aprendimos a querer a pesar de no haberlas conocido nunca personalmente.


La escritora polaca y Premio Nobel de Literatura Wislawa Szymborska falleció ayer en Cracovia, a los 88 años, tras una larga enfermedad. “Murió pacíficamente mientras dormía, en su casa”, explicó a la prensa uno de los colaboradores de la escritora que recibió el Nobel de Literatura en 1996. La escritora y poeta polaca, reconocida miembro del Partido Comunista, escribió numerosos libros de poesía, cuyas prosas se caracterizan por estar cargadas de humor, agudeza e ideología. Szymborska, que trabajó también sobre temas como la memoria, la belleza y la condición humana, nació en Kornik, en la región de Poznam, el 2 de julio de 1923. A los ocho años se trasladó a Cracovia, donde se incorporó, al poco tiempo, al mundo literario de esta ciudad del sur de Polonia para dedicarse de lleno a la poesía. Licenciada en Filosofía Polaca y en Sociología por la Universidad Jagelloniana de Cracovia, trabajó desde 1953 hasta 1981 como crítica en la revista Vida Literaria, con la columna “Lectura no obligatoria”, en la que comentaba libros de diversos temas. Entre sus libros más reconocidos están Busco la palabra, El gran número, De la muerte sin exagerar, Paisaje con grano de arena,Poe-mas selectos, Preguntas planteadas a una misma, Llamada al Yeti, Cien consuelos, Poemas, Por si acaso, Tarsius y otros poemas, Un gran número y Poemas escogidos II, entre otros.

Agradecimiento

Debo mucho
a quienes no amo.

El alivio con que acepto
que son más queridos por otro. 

La alegría de no ser yo
el lobo de sus ovejas.

Estoy en paz con ellos
y en libertad con ellos,
y eso el amor ni puede darlo
ni sabe tomarlo.

No los espero
en un ir y venir de la ventana a la puerta.
Paciente
casi como un reloj de sol
entiendo
lo que el amor no entiende;
perdono
lo que el amor jamás perdonaría.

Desde el encuentro hasta la carta
no pasa una eternidad,
sino simplemente unos días o semanas.

Los viajes con ellos siempre son un éxito,
los conciertos son escuchados,
las catedrales visitadas,
los paisajes nítidos.

Y cuando nos separan
lejanos países
son países
bien conocidos en los mapas.

Es gracias a ellos
que yo vivo en tres dimensiones,
en un espacio no-lírico y no-retórico,
con un horizonte real por lo móvil.

Ni siquiera imaginan
cuánto hay en sus manos vacías.

"No les debo nada",
diría el amor
sobre este tema abierto.

De "El gran número" 1976

1 feb. 2012

Marzo negro (todo depende de nosotros)


Una de las pocas acciones que podemos llevar a cabo para hacer valer nuestros derechos (no solamente en internet, si nos educáramos en el tema podríamos aplicarlo a cualquier aspecto de nuestra vida) es la del boycot, es decir unirnos para no comprar algo en particular --por ejemplo: abrigos de piel, marcas que usan trabajo esclavo en sus talleres, etc.-- o para no mirar determinados programas de televisión (si el programa no tiene televidentes las empresas no publicitarán en ese horario, por lo tanto el programa no tendrá cómo financiarse).

El activismo no cuesta nada, es más, nos permite ahorrar un montón de dinero (generalmente en cosas que compramos sin necesitarlas) y sólo requiere un poco de conciencia y sentido común.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...