8 abr. 2006

V

No, no pasé por alto el post número IV; solo quiero aprovechar la cuasi coincidencia de la numeración romana con la última película que vi en el cine.
V de Venganza (me gusta un poco más el título original de V de Vendetta) es una película que debe ser vista y disfrutada pero, sobre todo, debe ser comprendida.

Espero que ningún despistado ande por ahí suponiendo (ni exponiendo) que promuevo la violencia como método ni nada por el estilo; si así fuera no creo que esa persona haya entendido la película en lo más mínimo, al igual que no comprendió mi comentario.

Preguntas en sepia: ¿Cuántas personas se quedarán tan solo con el personaje de historieta y con la estética de la película? ¿Cuántas personas estarán tan dogmatizadas por la religión, educadas por la escuela, descerebradas porla televisión y atragantadas por la publicidad que se negarán a ver en esta película algo –un argumento, una idea, una herramienta- que podría servir para sacarlos de esa no-vida que llevan consigo?¿ Cuántas personas tendrán tanto miedo que considerarán mejor el desconocer la verdad detrás de tanta manipulación?

Sin duda, Alan Moore es un genio. Quien pueda, que se agencie algún ejemplar de Watchmen y que lo disfrute (cualquier cosa de Moore vale la pena, pero Watchmen y V de Vendetta son sus mejores obras).

Pruebas. El hecho de que la mayoría de los periódicos sólo le de tres estrellas es una buena prueba de que lo que dice la película es real. Tres estrellas es una cantidad discreta que no expone al medio como lo haría si le dieran una o dos estrellas; ni lo hace aplaudir a su crítico; como lo haría si le dieran cuatro o cinco.
Pero la prueba mejor es el hecho de que V de Venganza está considerada en los Estados Unidos como una película ”antipatriota” y que beneficia “al terrorismo”.
La belleza de una paradoja en estado natural.

Coincidencias. Hace unos días, Daniel k me preguntó si había visto la película (¡Aquí está la respuesta Daniel!). Daniel escribió dos maravillosos posts (Cómo crear seres artificiales y "sweatshops") que están relacionados con el tema básico de la película. Yo le comenté que estaba leyendo un libro de Noam Chomsky titulado (y subtitulado) “Los guardianes de la libertad” (“Propaganda, desinformación y consenso en los medios de comunicación de masas”); libro que también está estrechamente relacionado con el tema. Daniel, a su vez, también nombra a dos libros imprescindibles : No Logo y La Corporación (Me sincero: aún no he leído La Corporación pero, para mí, si Daniel k lo cita es suficiente).
Sé que esto no son coincidencias, son conexiones; pero no quería robarle el título a James Burke.

Lo que sí fue coincidencia fue lo que me sucedió al salir del cine. Al terminar la proyección salgo de la sala y voy a tomar un café a tan sólo media cuadra del cine. La Fonte D’oro tiene el mejor café de Mar del plata y uno lo toma parado en la clásica barra. Detrás de los muchachos que atendían el lugar un televisor plano mostraba a alguna alta jerarquía iraní explicando(“Irán se prepara”, rezaba el título de la nota y no dejó de llamarme la atención el que no fuera necesario explicar el “para qué” se estaba preparando): “Nosotros nunca hemos agredido a nadie. Nuestro armamento solo está destinado a la defensa”.
Me encuentro en esos minutos en donde aún uno se haya bajo la influencia de la película que acaba de ver y todo es tan burdo y patético que sufro –en un lapso de unos segundos- un estado alterado de conciencia; y por unos momentos tengo la sensación de no ser real; de ser sólo un personaje de ficción (al igual que todos los que allí estábamos y la taza de café frente a mí) y tengo el deseo (¿la esperanza?) de que de un momento a otro la transmisión se corte y un hombre enmascarado aparezca en la pantalla. Tomo un sorbo de café y, cuando apoyo la taza sobre el plato, en la T.V. una V roja dentro de un círculo ocupa la pantalla. Aparece el hombre enmascarado y una rápida serie de imágenes se sucede. Es sólo una propaganda de la película que acabo de ver.
He vuelto a la realidad.

Preguntas en sepia II: ¿Qué es la realidad? ¿Cuál es la realidad? ¿La que tragamos sin masticar o la que creamos en base a nuestras decisiones? ¿Qué es moral?¿La del dogma, la de la ley o ninguna de las dos? ¿Cuán amplia es la extensión de nuestra libertad?

3 abr. 2006

III

Aquí no todo el mundo tiene internet, por lo que la mayor parte de la gente recurre a los cibercafés. Pero pocos usan la red para investigar, leer o buscar información; la mayoría la usa para dos cosas: chatear y, sobre todo, jugar.
El Counter Strike es uno de los juegos más populares. Soldados y terroristas en red se matan a tiro limpio desde diferentes partes del planeta. Concentrarse en uno de estos lugares es casi imposible, así que compré un cuaderno en el que escribo y luego solo paso lo escrito a la computadora.
Aún así, me encuentro en medio de una batalla campal, donde los disparos se cruzan desde todos los ángulos (¡Dios mío, le han dado a Jhonny!) muy realistas y a todo volumen.

Fútbol asado y vino son los gustos del pueblo argentino. Así cantaba una banda punk argentina de los ´80. Como el asado, hoy, está muy caro, ha sido cambiado por los insultos y las malas palabras. La canción en cuestión debería cantarse con una ligera variante: "Fútbol, puteadas y vino son los gustos del pueblo argentino".
Lo peor de todo es que la juventud parece ser la más afectada por esta nueva oleada de pasiones y costumbres. Así es que resulta difícil encontrar a un adolescente que no balbucee al hablar; excepto, claro está, cuando esté tratando los tres temas mencionados. en ese caso no encuentran dificultad alguna.

Cinco siglos igual canta León Gieco por la radio. Y parece que tiene razón.
El barrio Alto Camet, en Mar del Plata, es un barrio de gente humilde, de esos que vivien de su trabajo aunque, es justo decirlo, alguno haya que viva del trabajo ajeno; pero en líneas generales los habitantes de este lugar son buenas personas. Solo tienen un defecto: son pobres.
Desde hace un tiempo se encuentran en una dura lucha por conseguir los servicios básicos: agua corriente, gas natural y cloacas; pero parece que el barrio no es buen negocio y las empresas privadas se niegan a brindar el servicio.
Un par de meses atrás se edificó una iglesia evangélica en el barrio, y ya se está trabajando duramente para proveerla del gas natural y -supongo que dentro de poco- del resto de los servicios. Hay otra iglesia, ésta católica, la que también tiene instalados todo lo necesario para un buen funcionamiento.
Éstos servicios son traídos desde tres y cuatro cuadras respectivamente, y las zanjas y tuberías has pasado y pasan por las veredas de los vecinos del barrio; pero ellos no son conectados a la red. Sólo las iglesias obtienen ese beneficio.
Me gustaría oír algún sermón en el cual el cura o pastor en cuestión critique tal injusticia (y que haga lo posible para subsanarla) pero creo que voy a perder una hermosa mañana de domingo inútilmente.

Lealtad sobre tumbas, piedra sagrada, Dios no alcanzó a llorar,
sueño largo del mal, hijo de nadie, cinco siglos igual...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...